México 55 44 44 24 14 · San Luis Potosí 44 42 10 09 01 · Tijuana 66 46 85 80 55

03

MAR

2005

Locación:

Tartu, Estonia

 

Socio a Cargo:

Gerardo Broissin

 

En Colaboración con:

S&A Soriano y Palacios 

 

Arquitecto de Proyecto:

Mauricio Cristobal Rodrigo Jiménez

 

Equipo:

Christiann Fink

Nazaret Gutiérrez

Eva Hermoso

Leonor Macedo

Carlos Rubio

Leticia Saéz

Lucía Carmen Pérez

Jessica Vega

Marwan Zoein

Alejandro Rocha

 

Año:

2005

Museo Nacional de Estonia

Creemos que el Museo Nacional de Estonia debe tener una imagen fuerte. Debe tener carácter monumental. Este carácter sólido no debe solamente ordenar urbanísticamente una zona sin aparente orden ni referencias, -se trata de una zona en expansión que no tiene elementos lo suficientemente significativos para indicar a la ciudad cómo debe crecer-, sino también construir la nueva imagen del país. Una imagen que debe ser independiente y rotunda, con referencias pero tecnológicamente muy adelantada. El edificio es muy complejo y un museo ha dejado de ser una nave vacía que alberga una colección. Los programas, hoy, se han expandido, abrazando y añadiendo usos que antes no eran considerados. Hoy un museo es un espacio, es un recorrido, es una explicación, pero también es un lugar de ocio, es una gran tienda, unas cafeterías, es un lugar de investigación, es un lugar culto. Un museo debe permitir ser visitado numerosas veces aunque la colección sea siempre la misma. Por ello hemos trabajado con ello considerando que la forma del edificio debería surgir del trabajo sobre el programa. Hemos buscado una estructura atractiva Toda la piel se comporta como una lámina o losa metálica en celosía, formada por perfiles tubulares de sección rectangular en acero. Esta piel se pliega como en un origami formando la envolvente general del edificio. Es por ello posible que todos los vuelos y retranqueos sean sostenidos por los planos inclinados.